El nuevo presidente de la República ha sido por fin elegido, un hombre pretendidamente “nuevo” y “fuera del sistema”: Emmanuel Macron.

leer más

Los supervivientes del incendio de la torre Grenfell, los que viven bajo su sombra, aquellos que viven en bloques similares en todas partes, que decidieron expresar su solidaridad, cuya rabia les ha llevado a ocupar el ayuntamiento de Kensington y a marchar a Downing Street, estaban perfectamente convencidos de que este horror no fue una ''tragedia'' en abstracto, ni mucho menos un acto divino, sino como decía una de sus pancartas improvisadas, ''un crimen contra los pobres'', una cuestión de clase más obvia aún por el hecho de que el municipio de Kensigton y Chelsea prese

leer más

Publicamos a continuación un artículo de polémica de nuestra sección en Francia con el Partido Comunista Internacional – Le Prolétaire. El debate es a propósito de la naturaleza de ISIS (o Daesh, por sus siglas en árabe) que por su barbarie extrema y sádica muestra adonde conduce la defensa de la nación, la construcción nacional, la liberación nacional. ¿Habría, sin embargo, como defienden los medios burgueses, “otro nacionalismo”, más “abierto” y “tolerante”, “humanista” etc.? Hay que ser rotundos: NO. Todo nacionalismo, sea de gran tamaño como el español o de pequeño perímetro como el catalán, es excluyente, brutal, enemigo del proletariado y de la humanidad. La acción abiertamente criminal de ISIS – DAESH revela, por su forma extrema y sin matices, lo que es en realidad TODO NACIONALISMO.

leer más

Sánchez ha triunfado aupado por la movilización de las bases del PSOE.

leer más

El 1 de octubre de 2016 en un auténtico golpe de Estado interno, Sánchez era defenestrado y con ello el obstáculo del “No es No” era franqueado, el gobierno de Rajoy, minoritario, era apoyado por la abstención vergonzante de los socialistas[1]. Sin embargo, todo eso se ha ido al traste con la elección de Sánchez en las primarias del PSOE que con el lema de “un PSOE de izquierdas” etc., pretende colocarse en una postura de oposición radical.

leer más

En el artículo anterior sobre el movimiento obrero en Sudáfrica (Revista Internacional n° 155), pusimos de relieve la eficacia del sistema de apartheid combinado con la acción de sindicatos y partidos, hasta finales de los años 60 cuando, ante el inédito desarrollo de la lucha de clases, la burguesía tuvo que «modernizar» su dispositivo político y dejar de lado ese sistema, pues tuvo que enfrentarse a un proletariado sudafricano que, con sus luchas masivas, se estaba inscribiendo en las oleadas de luchas que marcaron a nivel mundial el final de los años 1960 y principio de los 70.<

leer más

Páginas